Aunque no lo creas, es posible que tu relación esté en un bache porque necesitáis “probar” otras cosas, otras sensaciones, otras emociones, y, por qué no, dicho sea de paso, otro cuerpo, distinto a ese cuerpo con el que compartes tu cama por las noches.

Si bien es cierto que a nivel social muchas personas repudian el hecho de la infidelidad, en el campo más médico, especializado, psicológico, hay varios (gran mayoría, a decir verdad) que apoyan la teoría, con resultados comprobables, de que una infidelidad tiene la capacidad de fortalecer una relación. Y sí, también en el campo sexual.

En este artículo conoceremos algunas prácticas que debes, y no debes, hacer si quieres ser infiel y, a la vez, lograr que tu relación resurja de entre los escombros.

infidelidad con escorts

Ser infiel: nunca con su mejor amiga

Hay algo que se dice siempre en este argot de la infidelidad: si vas a ser infiel, ten un poco de tacto, de sensibilidad; nada de bajezas. Cuando una relación está inestable, la primera persona a la que acudirá ella, será a su mejor (a sus mejores) amiga(s). Por eso, debes considerar a ella o a ese grupo de chicas como mujeres intocables. No se te debe cruzar por la mente el pensamiento de proponerle, ni siquiera incitarlas indirectamente, a cometer el acto de la infidelidad, ya que ellas estarán, más que seguro estoy de eso, del lado de su amiga, y no pendientes de satisfacer al “culpable” de las lágrimas de aquella.

Mejor contrata una escort

Si quieres ser infiel, y por todo lo alto, sin que eso le dé cabida al riesgo de ser descubierto, lo que debes hacer es buscar a una chica que se preste para esta situación. En este caso, me refiero a una escort, porque, obviamente, no necesitarás convencerla, persuadirla, ni darle mayores motivos para una infidelidad sexual. Ya cada quien sabe lo que quiere del otro, y estarán ahí para cumplirlo, cronómetro en mano para hacer más intensa la experiencia.

Esto, hay que admitirlo, es una relación que debes premeditar. No es ser infiel por impulso, sino porque en el fondo sabes que puede tener aspectos positivos finales, que le darán nueva vitalidad a tu relación, que es el fin único de tu “fechoría”.

Discreción y disfrute asegurados

Contratar a una escort tiene muchos beneficios, si los comparas, por ejemplo, con tener sexo con una de sus amigas, o una de tus amigas, compañeras de trabajo,…

En primer lugar, no tienes que preocuparte por ser descubiertos. Al contratar una escort, y si esta es de las mejores, te sugerirá, decididamente, un buen lugar para consumar el acto sexual sin que esto pueda levantar sospechas y causar problemas para ti.

Del mismo modo, al contratar una buena escort puedes estar seguro de que la disfrutarás al pleno, y sentirás quizá una de las mejores prácticas del sexo jamás concebidas. Algo, que desde luego, y sin que quede ningún tipo de duda, termina siendo inolvidable.

La infidelidad puede crear necesidad de “amor”

Científicamente comprobado, la infidelidad puede crear necesidad de afecto, de la persona a la que le has dado las llaves de tu corazón. Al ser infiel, inmediatamente sientes la necesidad, no de repetirlo, sino de volver a estar con tu pareja, con la de siempre, y no soltarla jamás.

Esta sensación, meramente humana, puede hacer que tu relación sea, después de aquel acto, más fuerte, más sincera, y, por qué no, más duradera.

No tengas dudas de que funcionará. Claro, siempre que uses una escort para ello. Deja a sus amigas en paz.