La verdadera y única función de una Dama de Compañía es sin duda darle una excelente imagen al cliente que la solicite, colaborando en el área que el mismo lo requiera y de la manera que este lo requiera, es decir, es una trabajadora que se rige tanto de sus limitaciones personales, como de los deseos y necesidades que tiene la persona para con ella. Una Dama de compañía, no es lo que conocemos como servicios de prostitución corrientes, no es un pago realizado por horas, sino que más bien podrían ser días o noches enteras, y en ocasiones extremas hasta semanas, ya que quienes pagan estos servicios, suelen ser personas sin preocupaciones económicas que lo hacen a menudo para impresionar a un cierto grupo de personas.

Así te presentamos todo los ámbitos en los cuales se desenvuelven las Damas de Compañía o Escorts:

  • Acompañante para comidas o cenas personales, solo por gusto del cliente.
  • Acompañante para comidas, cenas o reuniones con familiares o amigos.
  • Acompañante para comidas, cenas o reuniones de negocios.
  • Dominan toda la cultura general.
  • Dominan por lo básico un idioma o lengua extranjera, por tanto, suelen ser bilingües.
  • Su aspecto físico es elegante y sexy pero nada vulgar y mucho menos simple.
  • Sabe comportarse como una Dama, con su correcta personalidad y actitud.
  • Tiene claro que únicamente es Dama de Compañía de quien la contrata.
  • No realizan Prostitución en la calle.
  • Trabajan en lugares concretos y a domicilio.
  • Pueden pretender ser Novias o Esposas si el cliente así lo requiere.
  • Pueden terminar en la cama, si así el cliente lo prefiere.
  • Con gran imaginación para satisfacer todos los deseos el cliente.
  • Prácticas sexuales distintas a únicamente la penetración.
  • Sexo anal, felación, entre otras de su agrado.
  • Acompañantes para viajes, familiares, de negocios, personales y hasta de amigos.